CCVC - Consell de Col·legis de Veterinaris de Catalunya - AIAC
    La 'gripe canina', aunque no afecta a los humanos, es parecida en los sntomas y el tratamiento
18/01/2018 14:54:58
   
   
Los perros también pueden resfriarse o coger un catarro y si no se atienden a tiempo con atención veterinaria también puede acabar con una bronconeumonía. Aparte de la medicación que puede recetar el veterinario, hay una serie de recomendaciones que, como en el caso de los humanos, pueden ayudar al perro a recuperarse.

Del mismo modo que con el frío y el mal tiempo podemos identificar resfriados o casos de gripe entre los humanos, también es importante identificar los síntomas de los resfriados en los perros y no confundirlos con los de la "gripe canina". Si no se atiende a tiempo y con atención veterinaria, un resfriado o un catarro del perro puede terminar con una bronconeumonía, como en los humanos.

En cambio, al contrario de la de los humanos, la "gripe canina", como la "gripe aviar", no está motivada por las inclemencias o el cambio del tiempo. En los perros, sólo puede ser provocada por un virus asociado a la Bordetella Bronchiseptica, conocido como "tos de las perreras". Aunque no afecta a los humanos, la "gripe canina" también es una patología propia de las colectividades. La enfermedad que provoca este virus también afecta al sistema respiratorio, y hay que aprender a identificarla y diferenciarla de los resfriados para asegurar el buen estado de salud del animal.

La atención de los resfriados de los perros
Los principales síntomas de un resfriado en los perros, también se parecen a los que presentan los humanos en situación de gripe. Estornudos, tos, secreciones oculares, pérdida de apetito y dificultades respiratorias son algunos de los síntomas que presentan las mascotas resfriadas. La falta de interés por el juego y la actividad física y el cansancio también son buenos indicadores. Además, es importante comprobar su temperatura, ya que la fiebre también puede ser una de las señales de la presencia de un resfriado.

La mejor manera de saber qué hacer ante los síntomas de un resfriado de nuestra mascota es seguir los consejos del veterinario y utilizar el sentido común. Lo primero que se debe hacer si se identifica algunos de los síntomas es acudir a la clínica o centro veterinario que tengamos más cerca, donde también pueden descartar otras enfermedades o patologías más graves.

Aparte de la medicación que puede recetar el veterinario, hay una serie de recomendaciones que, como en el caso de los humanos, pueden ayudar al perro a recuperarse de un resfriado:
  • Consultar al veterinario para diagnosticar y valorar el alcance del resfriado. Con la visita al veterinario se obtiene el mejor tratamiento para que la mascota se recupere lo antes posible.
  • Evitar los grandes cambios de temperatura y las corrientes de aire. Un simple resfriado puede evolucionar y empeorar, convirtiéndose en bronconeumonía.
  • Salir lo menos posible de casa si hace frío o mal tiempo. En caso de que lo acepte, podemos utilizar prendas de abrigo especiales para mascotas, las cuales ayudan a mantener la temperatura corporal.
  • Dejar suficiente agua al alcance del perro, para que pueda hidratarse, así como servir-le comida húmeda. Por ejemplo, la enlatada, que tiene más proporción de agua en su composición, es más apetitosas y tiene más calorías.
  • Entrar el perro en el baño cuando nos duchamos, así puede respirar aire húmedo que le ayudará a fluidificar los mocos, disminuir la irritación y aliviar la congestión nasal.
  • Dejar que descanse, para que se recupere antes. El reposo ayuda a que el cuerpo luche mejor contra la enfermedad y la supere más fácil y rápidamente.
  • Darle todo el afecto que podamos, eso siempre va bien cuando nos encontramos mal. No hay que preocuparse por el contacto con el animal, el resfriado no se transmite de perros a humanos, ni viceversa.